Extreme workout – HIIT

Alguna vez te has cuestionado ¿cuál es tu verdadero potencial?

De seguro en algún momento de nuestras vidas nos hemos preguntado qué somos capaces de hacer o si realmente hemos llegado al tope de nuestros verdaderos límites físicos. Éstas y otras preguntas nos hacen reflexionar si valdría la pena probar nuevas tendencias de entrenamiento. Sin embargo, para muchos existe el temor de que incorporar una serie más, una repetición o un medio distinto pueda desviarlo de su meta, especialmente en atletas de alto rendimiento que deben seguir un plan muy específico. Para la población fitness y wellness, existen numerosas alternativas a considerar al momento de innovar y salir un poco de lo clásico.

Una alternativa que está en boca de todos es el afamado HIIT (High intensity Interval Training) que en español se traduce como sistema de entrenamiento con intervalos de alta intensidad. Si aún no lo entendiste, consiste básicamente en incrementar el esfuerzo durante un tiempo limitado y aplicar un descanso “activo” igual o con mayor duración, dependiendo del intervalo elegido. Este sistema resulta de gran utilidad para aquellos que tienen poco tiempo y necesitan que cada segundo cuente. El HIIT no es nada nuevo, especialmente en el área deportiva. Sin embargo, recientemente ha acogido mucha aceptación en los gimnasios porque está comprobado científicamente que aumenta el gasto calórico post-entreno, haciendo que en tu descanso sigas gastando calorías, pero de manera rápida y eficiente. “Las investigaciones indican que la intensidad y la duración del ejercicio son factores determinantes que afectan el gasto calórico” (Borsheim & Bahr 2003).

Para implementar este sistema puedes seguir cualquiera de los protocolos más comunes:

30/30 (Corto. Treinta segundos de esfuerzo seguido de treinta segundos de pausa activa).

30/60 (Media duración. Treinta segundos de esfuerzo seguido de sesenta segundos de pausa activa).

30/90 (Larga duración. Treinta segundos de esfuerzo seguido de noventa segundos de pausa activa).

La recomendación es que antes de precipitarte e ir como niño en Navidad a probar cosas nuevas, respáldate con un profesional del acondicionamiento físico para que te asesore sobre qué protocolo debes usar acorde a tu meta o si meramente es aplicable según tu condición de salud actual y rendimiento físico.

 “Si no te reta, no mejoras”

Jesús Almedo ACE Certified Personal Trainer.

Especialistas SCU