Ejercicio durante el embarazo… ¿Se puede?

¿Se puede? ¡Claro que se puede! Pero antes de correr a inscribirte al primer Smart Fit que encuentres, tienes que saber que la actividad física sólo es permitida si así lo indica tu médico.

Mujeres que se mantienen físicamente activas durante el periodo de gestión tienen un parto más tranquilo y saludable. Por eso, mientras tengas permitido realizar ejercicio, es muy importante que te mantengas activa durante este tiempo.

¡El ejercicio traerá varios beneficios a la vida de la mujer embarazada! Promueve el tono muscular, fuerza y resistencia, puntos que ayudarán a tu cuerpo a cargar el peso extra que el embarazo traerá. Además de eso, la práctica de actividad física en ese periodo también disminuirá las molestias físicas, tales como dolor en la espalda, cansancio e hinchazón.

El ejercicio constante realizado de forma correcta puede incluso ayudar al cuerpo a regresar a su forma más fácilmente después de que nazca el bebé.

“¡Perfecto! Entonces, ¿puedo continuar con mi entrenamiento habitual?” NO, no debes. Nuestro consejo es, después de consultar a tu doctor, hables con alguno de nuestros profesores y reduzcas la carga en tu entrenamiento. El objetivo, durante este periodo, es preservar el tono muscular. Por eso, utiliza menos peso y enfócate en las repeticiones.

Otro consejo muy importante es no realizar ejercicios que sean hechos acostado boca arriba o en los que permanezcas parada durante un periodo largo de tiempo.

Te recordamos nuevamente que es indispensable consultar antes a tu médico para que el indique si estás en condiciones de realizar actividad física. Solamente él está apto para examinar y constatar si puedes o no hacer ejercicio.