Dormir bien es parte de tu rutina de entrenamiento

Sin importar cuáles sean los objetivos de tu rutina de entrenamiento, el éxito lo conseguirás manteniendo una disciplina en la que complementes el ejercicio con una dieta balanceada y, por supuesto, un buen descanso.

Se ha comprobado a través de estudios y experimentos, que el dormir bien puede mejorar significativamente los resultados a la hora del entrenamiento, ya que, al estar mejor concentrado, puedes realizar de una forma más rápida y correcta cada movimiento. Eso sí, dormir bien no significa sólo cantidad, sino también calidad.

El ritmo de vida actual muchas veces nos impide tener un descanso pleno y eso, sin duda, tendrá repercusión en tu rendimiento en el gimnasio. Para evitar ese efecto negativo te recomendamos que intentes lograr un sueño profundo que te permita disfrutar sus beneficios en tu rutina para hacer ejercicio.

Dormir bien tiene las siguientes ventajas:

  • Mejor oxigenación en tus músculos. Al tener mayor calidad en tu descanso, tus músculos se recuperarán de manera natural. Esto se traduce en un mejor rendimiento y una disminución de los estragos del cansancio muscular.
  • Reposición de fibra muscular. Tras haber sido sometidos a los esfuerzos del gimnasio, los músculos necesitan un poco de descanso para aumentar su volumen y para poder recobrar la energía necesaria para completar su siguiente rutina.
  • Disminución de los niveles de grelina. Al dormir de forma correcta, obtendrás un mejor control de la hormona que estimula el hambre: la Además, aumentarán los niveles de leptina, que es la que indica al cuerpo satisfacción a la hora de comer.
  • Aumento en la actividad física. Combinar el ejercicio con un correcto descanso ayuda a generar un metabolismo que quema grasa de manera mucho más rápida y efectiva.

Recuerda que independientemente de tus actividades, al descansar bien podrás reponer fuerzas para enfrentar tu día. Sencillamente, el sueño y el descanso son dos elementos que no pueden faltar en las rutinas para gimnasio.