¿Cómo mantenerte satisfecho entre comidas?

No es ningún secreto que para mejorar nuestra calidad de vida es necesario encontrar un equilibrio en todos los ámbitos. Se trata de encontrar una plenitud emocional, física y por supuesto de salud, en la que va implícito el factor de la alimentación. Una buena dieta contribuye a mejorar no sólo tu estado físico, sino que también ayuda a renovar tu salud de forma general.

Para lograr una comida adecuada es necesario conocer las propiedades de los productos naturales y saber aprovechar los beneficios que cada uno tiene para el cuerpo. El saber cómo introducirlos en tu dieta diaria es una de las claves para llevar una vida sana y equilibrada.

La nutrición es un factor determinante para el bienestar de nuestro cuerpo. Es, en términos científicos, la encargada de explicar la existencia, la absorción y el metabolismo de los nutrientes en el cuerpo y su conexión con nuestra salud.

Un nutriente es una sustancia presente en los alimentos que el cuerpo necesita para funcionar adecuadamente. Existen 5 tipos de nutrientes que junto con el agua, son esenciales para el organismo. Por “esencial” nos referimos a los nutrientes no pueden producirse en el cuerpo, por lo que se deben obtener a través de los alimentos o en suplementos que mejoran la salud.

Un buen régimen alimenticio se basa en 5 comidas que te darán la energía y los nutrientes necesarios para que tu cuerpo funcione suavemente, sin quemarse. La división debe hacerse en 3 comidas fuertes (desayuno, comida y cena) y 2 colaciones o tentempiés, en los que se puede incluir algún suplemento alimenticio, y que sirven para mantenerte satisfecho entre comidas.

Los suplementos alimenticios comprenden cualquier sustancia que se puede tomar para mejorar la salud y el bienestar. Esto incluye vitaminas, minerales y hierbas. Se trata de una cantidad concentrada de un determinado nutriente, por lo que es recomendable repartir su consumo a lo largo del día para que el cuerpo reciba una cantidad constante de esa sustancia y pueda procesarla mucho mejor.

La recomendación es que los suplementos se consuman entre las comidas principales, ya que para algunos se debe esperar un tiempo específico antes de ingerirlos. Como ejemplo se puede citar al cartílago de tiburón o los aminoácidos, los cuales deben tomarse dos horas antes o después de comer. Por otra parte, las fibras, las algas como la espirulina, se deben tomar media hora antes de la comida para que su efecto saciante se note.

Es indispensable tener muy claro que un suplemento no se debe tomar a la ligera. Su consumo debe corresponder a una verdadera necesidad del organismo y con una prescripción médica que confirme la falta de ese nutriente en una dieta, o porque a causa de tu ritmo de vida necesites una dosis extra del susodicho nutriente. Recuerda que no sólo es necesario tomar un suplemento, también hay que adaptar nuestros hábitos para que su ingesta resulte efectiva.

Si buscas una opción para mantenerte satisfecho entre comidas, Nutri de Smart Fit ofrece algunos productos como Vita Fit, que ofrece beneficios como: acelerar el metabolismo, proporcionar más energía y ayudar a las funciones motoras del cuerpo.