10 ejercicios para la quema de grasa

Aunque tienden a confundirse por ser parte del mismo proceso, la quema de grasa no es lo mismo que la quema de calorías. Por una parte, las calorías son obtenidas a través de la alimentación y proporcionan al cuerpo la energía necesaria para sustentar las funciones del organismo. Las grasas a su vez, son el resultado de las calorías sobrantes que el cuerpo acumula como reserva.

Al realizar ejercicio tu cuerpo utiliza las calorías consumidas recientemente pero al agotarlas, tiene que recurrir a las reservas de grasa en búsqueda de una fuente de energía auxiliar. De esta forma, al crear un déficit de calorías y quemar los depósitos de grasa, se logra perder peso y grasa corporal.

Si por ejemplo consumes 1500 calorías y gastas esas 1500 calorías, no va ocurrir absolutamente nada en tu cuerpo, de ahí que puedan originarse algunas lesiones o inclusive una frustración ante la ausencia de resultados después de dedicar varias horas de entrenamiento. Pero si por el contrario, consumes 1500 calorías y gastas 2000, entonces tu cuerpo comenzará a gastar de la reserva que tiene acumulada y es ahí donde se origina la quema de grasa.

Antes de enfocarte en trabajar partes específicas de tu cuerpo como glúteo, pierna, abdomen o brazo, primero deberás llegar a un peso ideal. Lo recomendable es que reduzcas la ingesta calórica para empezar a quemar las calorías de grasa que tienes acumuladas. Lo siguiente es que sigas un acondicionamiento adecuado con el uso de la caminadora, elíptica o una remadora magnética.

Una vez logrado el primer objetivo, podrás iniciar un entrenamiento especial con algunos ejercicios como los que te dejamos en esta publicación:

Burpees:
Ponte de pie y abre tus piernas a la altura de los hombros. Flexiona las rodillas apoyando las manos en el piso. Da un salto para llevar los pies atrás y al caer realiza una lagartija. Regresa al frente y ponte de pie dando un salto.

Saltos alternados como tijeras:
Separa las piernas, brincas, las cambias de posición en el aire y caes en desplante.

Desplantes saltados:
Junta los pies y da un paso al frente con la pierna derecha. Flexiona las piernas hasta que la rodilla casi toque el piso. Cambia de pierna realizando el mismo movimiento.

Desplantes atrás:
Pon los pies juntos y desplaza una pierna hacia atrás y dobla las rodillas. Regresa la pierna al frente elevando la rodilla hacia tu pecho.

Crunches:
También conocidas como abdominales tipo sándwich. Acuéstate boca arriba con las piernas y brazos estirados. Eleva las piernas y los brazos hasta que se toquen con los dedos de las manos. Regresa a la posición original.

Saltos pliométricos:
Separa las piernas a la altura de los hombros. Da un salto grande hacia el techo y aterriza de manera suave.

Saltar la cuerda:
El clásico ejercicio de los boxeadores con una cuerda imaginaria.

Planchas laterales:
Te acuestas de lado con el antebrazo apoyado en el suelo, las piernas juntas y los pies en posición de martillo. Levantas la pierna y la regresas a la posición inicial.

Skater:
Como si estuvieras patinando, realiza saltos de un lado hacia el otro apoyado en un pie, mientras el otro lo cruzas y con la punta tocas el suelo.

Escaladores:
Pon las manos sobre el piso, en una banca o silla, y empiezas a flexionar las rodillas al pecho.

Jumping Jacks:
Ponte de pie con las piernas juntas, da un salto y abre las piernas. Con otro salto regresa a la posición inicial con las piernas cerradas.

La rutina comprende la realización de 3 series con los 10 ejercicios, ejecutando la mayor cantidad de repeticiones que puedas durante 45 segundos, con 15 de descanso. Con estos ejercicios desarrollarás un trabajo cardiovascular, resistencia, fuerza y flexibilidad, y con sus resultados está calculada la pérdida de cerca de 700 calorías.